¿Qué más hacer en tiempo de pandemia?

Siete semanas han transcurrido desde que en México pasamos más tiempo en casa que fuera de ella, en las primeras semanas todo resultaba ser muy estresante en todos los ámbitos.

El orden económico, la convivencia intensa del hogar, el reacomodo de vida, el cuidado de la salud, la nula vida social, el cuidado de la familia, las preguntas sobre cómo seguir trabajando y generando ingresos, el cómo afectar lo menos posible a los empleados que dependen de uno y el cómo tratar de mantenernos lo más cercano a nuestra rutina de vida antes del Covid 19, eran temas que nos rondaban día y noche.

Conforme el tiempo pasa, en mi caso he visto que nos hemos relajado al menos un poco, hemos empezado a aceptar que no hay mucho más que hacer que lo que hicimos en las tres primeras semanas y que no podemos detener el impacto que esta pandemia nos ha provocado.

Nos hemos dado cuenta que no tenemos el control, que cualquier día las cosas cambian.

Sin embargo, existen eventos y situaciones que sí podemos controlar; por ejemplo, es un gran momento para llevar a cabo un análisis de nuestros equipos, de las personas que trabajan con nosotros, conocer cuál es su perspectiva laboral y con qué ideas cuentan que desde su experiencia puedan sumar al crecimiento empresarial.

Es una excelente temporada para hacer una pausa y ver el rumbo que deseamos, ejecutar un análisis muy consciente para descubrir si al término de la pandemia éste periodo representó una oportunidad, ya sea para continuar con nuestras vidas y nuestras empresas tal y como las habíamos organizado o es momento para cambiar de dirección, aplicando este cuestionamiento a nuestra cotidianidad y de manera especial a nuestra actividad en el mundo del desarrollo inmobiliario.

Para quienes hacemos o participamos en desarrollo de vivienda nos encontramos en un muy buen momento para pensar desde nuestra actual experiencia qué tipo de casa o departamento podemos ofrecer, imaginarnos habitando esa vivienda que entregamos a nuestros clientes, si sería conveniente agregar algo o hacer más eficiente lo ya existente (una ventana más, un par de jardineras o un balcón, por citar algunos ejemplos); implementaciones que no necesariamente impliquen mayores costos y afecten al negocio, sino analizar lo que hacemos y sentirnos orgullosos de lo realizado y entonces transmitirlo.

Me he inscrito a varias charlas inmobiliarias vía digital –webinars- (debo de agradecerlas porque mantienen mi mente ocupada cuando busco un espacio de aprendizaje enfocado a lo que hago) y en todas ellas la idea central es resolver el futuro: ¿Qué va a pasar?, ¿cuándo va a terminar?, ¿cuándo sale la vacuna?, ¿cuál es la fecha en la que la vida regresará a ser como era y qué debemos hacer para recuperar las ventas perdidas? ¿Acaso en un mes o dos? ¿Durante las vacaciones de verano? ¿Será que ahora las personas necesitan algo nuevo nunca visto?

Al cabo de seis semanas de reflexión creo que nadie sabe exactamente cuándo estará lista una vacuna, tampoco cuando recuperaremos la rutina, ni cuándo podremos volver a tener buenas ventas. Lo que si se, es que las personas que necesitan un hogar siguen siendo muchas y seguirán necesitando vivienda de una, dos, tres recámaras, con sus respectivos baños, sala, comedor y cocina, algunos con o sin estacionamientos, algunos con o sin amenidades; estoy seguro que la gente esperará un poco pero no detendrá sus vidas y necesidades de un nuevo hogar (algunos rentarán y otros comprarán) ya sea por un recién matrimonio, o porque empiezan a llegar los bebes o por circunstancias de divorcio, o de cambio de trabajo, etcétera; en cierto sentido las necesidades no cambian y las necesidades de cada humano es la misma.

Podemos aprovechar este tiempo para estar preparados y poder ofrecerles lo mejor que poseemos, el mejor prototipo de casa o departamento que durante este periodo logremos eficientar, la vivienda que ahora entendemos más que nunca, será el refugio de nuestros clientes, con o sin pandemia. Esto, desde mi perspectiva, es la mejor fórmula para regresar a nuestra actividad y tener ventas.